confianza, esperanza, fe, Gracia, Gracias, hijos, Jesús, Madres que oran, Misericordia, paz, Todo se lo debo a Dios, un día, Uncategorized, Zona de milagros

Al final siempre El nos deja saber

Uno de esos días cuando sientes que la vida te pesa, que todo conspira para que todo te duela. Lo peor es que siempre estos ataques son a través de quienes más amamos y aún sabiendo que sin importar que o quien te quiera robar el gozo nuestras armas son la oración con una verdadera demostración de confianza, fe inquebrantable, y esperanza, pero fallamos.

 Así comienza el día y por misericordia de Dios logro salir a cumplir con mis responsabilidades  y me sorprendo al terminar lo bien que me he vuelto a sentir interactuando con personas que tienen circunstancias igual o peores que las que yo pensé tenía. Ya de regreso a casa llevo una sonrisa de satisfacción por las sonrisas que logré colocar en el rostro de otros durante este día.  Increíble! Yo que comencé este día casi sin poder por todo lo vivido estos últimos días y Dios que me distrae y me parece haberle escuchado diciendo “manos a la obra con lo que te mando.”     Llego a casa y tengo a mis padres esperándome con almuerzo, pero lo que más significado tuvo fue el hecho de que estuviesen conmigo.  Y pensé en el versículo diario que todos los días una aplicación me envía…

 Justo la Palabra para que alineara correctamente como cristiana que soy. Tuve que llorar, ir de rodillas muchas veces hoy; pero hace un rato junto con el sonido de la lluvia caer y los truenos a la distancia mi hijo se ha acercado a mi habitación y me ha dicho que me ama.  Y vuelve a mi corazón, alma y espíritu las ganas de vivir pero sin olvidar que todo esto se lo debo a el Señor Jesús. Una vez más, como siempre, aún en Sus Silencios; Dios me deja saber que está al control de todo y que deje de llevar tantas cargas y se la deje a El. Al final Dios siempre se va a revelar y cuando El sabe que lo necesitamos con mucha urgencia  te va a inundar con una paz que jamás este mundo podrá dar.

Anuncios
Estándar
Madres que oran, No todo está perdido, Nueva Vida, Todo se lo debo a Dios

18 de marzo de 2015

Transcurría nuestra conversación amenamente el domingo pasado cuando entra el tema de los retos  que afrontamos a diario en el mundo.

Me dice mi hijo: “mami he estado orando mucho por eso para cuando regresé pueda hacerle frente a las amistades y todas las cosas que hacen que no son de Dios. Mami hay que orar y ayunar más”

Cada día escuchar a Carlitos hablando de esta forma lo que hace es darme mayor testimonio del Poder del Señor. Quedo como Job en el cápitulo 42:5 “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven.”

Le contesté a mi hijo: “Así es hijo, en la Palabra de Dios está todo anunciado y dice que seremos probados como el oro en el fuego. Por eso tienes que ser fuerte y valiente para pararte de frente, sin miedo, y llamar las cosas malas malas y las cosas buenas buenas. ”

Añadí:  “Hijo cuando vayas por el mundo el enemigo ya sabe que buscas de Jesús y te verá como un blanco donde disparar sus dardos venenosos para hacerte resbalar tentándote con aquello sabe son puntos débiles que tenemos.  Estoy orando mucho para que Dios forme en ti Su mismo carácter y dominio propio para que le hagas frente como guerrero valiente de Dios.”

Mi hijo me interrumpe y me dice: “Dios está pasa’o (como decimos los puertorriqueños a la palabra pasado, queriendo decir que Dios dá más de lo esperado). Sobre todo eso que me hablas he estado hablando con Dios y en las Iglesias gente que nunca me ha visto se me han acercado con Palabra de Dios con el mismo tema.”

Continuó con lo siguiente, lo cual fue para mi mejor que recibir mi mayor grado profesional, mi mejor regalo, mi mejor todo fue esto.

“Mami tenía miedo al principio por la responsabilidad que esto conlleva, pero el miércoles 18 de marzo mientras oraba y ayunaba acepté a Jesús como mi Señor y Salvador”

Carlitos acepta al Señor e 18 de marzo 2015Sin palabras quedó mamá ante la misma Presencia de Dios que había en aquel lugar.  Resultó que mis oraciones comenzaron a ser respondidas pero con cosas mejores de las que pedí al Señor que todo lo puede.

Pero me tenía que componer rápidamente, con la ayuda de Dios me fundí en un abrazo con Carlitos. Ese día acababa de salir en la Iglesia en  que persevero y ahora me preparaba con esta gran noticia para comenzar otro culto de adoración al Señor junto a mi hijo. En este culto mi hijo volvió a tomar parte proclamando la Palabra Poderosa de Dios y dando testimonio de lo que Dios está hacienda en su vida.

Toda la Gloria y Honra a nuestro Señor Jesucristo!

No está demás decir que mamá esta con su alma danzando y con un gozo que sólo Dios lo da.

Sí tienes hijos,nietos, jóvenes en la familia y le sirven al Señor dale primero gracias a Dios y luego sigue orando, no los sueltes de tus oraciones ni un instante y apoyalos celebrando su pasos en su vida con Jesucristo.

“Su señor le dijo: Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.” Meteo 25:21

Esto  no lo puede hacer ningún hombre sobre la faz de la  tierra; esto sólo lo provoca el Espíritu de Dios.

Estándar